TAO CENTER | El TAO
98
page,page-id-98,page-template,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,

El TAO

tumblr_static_infinito__png__by_sasy18-d586915“Antes de que existiera el mundo estaba el misterio:

silencioso, sin fondo,
solitario, inmutable.
En todas partes y siempre en movimiento,
la madre del mundo.
No conozco su nombre, por lo que le llamo Tao.
No conozco su límite, por lo que le llamo infinito.
Siendo infinito, fluye para siempre,
fluyendo para siempre, vuelve a sí mismo.
Uno mismo sigue el camino del mundo;
el mundo sigue el camino de la Naturaleza;
la Naturaleza sigue el camino del Tao;
el Tao es el camino.

Tao es infinito,

por tanto la Naturaleza es infinita,
por tanto el mundo es infinito,
por tanto uno mismo es infinito.
Son cuatro infinitos,
y el Yo es uno de ellos.”

 

LAO TSE


 Qué es TAO para nosotros?


 

 

Muchas veces me han preguntado qué significa la palabra “Tao”. La traducción del chino a cualquier idioma es un poco complicada y podemos encontrar distintas traducciones, la mía es “el camino de dejar de ignorar”.
La gran verdad de todo ser que sufre es la ignorancia de por qué lo hace. Conocemos, sabemos de tantas cosas: historia, política, religión, economía, literatura, etc. pero lo realmente importante, cómo funcionamos nosotros lo desconocemos. Ignoramos por qué enfermamos, por qué sufrimos, por qué morimos; ignoramos qué hacemos cuando estamos sanos y qué hacemos para estar enfermos.
Somos fundamentalmente energía pero ¿sabemos cómo funciona esta energía en nosotros? En la mayoría de los casos, no. El ser humano sólo es consciente de la energía cuando la pierde, no cuando la tiene. ¡Cómo casi todo en la vida!
La energía fluye en nuestro cuerpo a través de caminos, que llevan el combustible energético al corazón, riñones, estómago, etc…, llamados meridianos o canales. Estos canales, como el lunar de mi mejilla, están en el mismo lugar desde que nací, (la diferencia es que el lunar lo veo y los meridianos no). Pero a lo largo de mi vida algo ha variado: mi cuerpo. Las vértebras han cambiado de posición, el hombro antes no estaba allí, las caderas, rodillas no son las mismas que cuando era niña; y, como resultado, surgen los dolores, que no son otra cosa que energía bloqueada, energía que en su ascenso o descenso encuentra un obstáculo y no llega a su objetivo igual que antes.  La máquina humana es perfecta y puede “adaptarse” a ese desequilibrio durante años. Las patologías no se forman de un día para otro, son el resultado de muchos días, de meses y años sin escuchar nuestro cuerpo, sin escuchar nuestro Ser.
Para el Tao la enfermedad es un desequilibrio entre el Yin y el Yang, dos calidades energéticas que son como la corriente continua y corriente alterna para la electricidad. Si existe un exceso de corriente continua o de corriente alterna, o bien saltarían los plomos, o tendríamos una luz muy tenue. En nuestro cuerpo sucede lo mismo; si la corriente continua Yin y la corriente alterna Yang están en equilibrio, el resultado será luz o energía plena.

Hace más de 5.000 años, los taoístas descubrieron que no había separación entre los ámbitos mentales, emocionales y físicos. La energía es el pegamento que une todos estos aspectos. El Tao es una filosofía de vida que nos lleva de vuelta a la Naturaleza, a escuchar sus ritmos para armonizar así los nuestros. Los sabios taoístas entendieron que toda enfermedad es un desequilibrio en la energía que puede repararse volviendo al origen. La energía se mueve cíclicamente y esos ciclos los dicta la madre Naturaleza. El Tao es una herramienta vital que nos enseña a cultivar nuestra energía fortaleciendo nuestra conexión con la tierra y sus ciclos.

 
 

Mª STELLA MURIAS