Lun. - Dom. 10:00 - 20:00 horas

639 453 789

Talavera, 2. Madrid E-28016

Top

el Tao del Amor

Tao Center / tao yin  / el Tao del Amor
Tao y el amor. Tao Center

el Tao del Amor

Cuando el cielo quiere salvar a un hombre le envía AMOR, Lao Tse

Procedo de un mundo donde todo me ha sido entregado, sin pedirme nada a cambio. En este mundo, en el que no hace mucho que tránsito, tratan de convencerme de que todo tiene un precio, a lo que yo me pregunto:

¿Cuánto vale una vida?, ¿cuánto vale la armonía?, ¿cuánto vale mi tiempo?

Llevo más de veinte años caminando en el sendero del “Tao Curativo”, un sistema práctico por excelencia, un sistema abanderado por el maestro Mantak Chia y difundido hoy por incontables occidentales entre los que me incluyo. En un mundo tan lleno de contradicciones, puede que en no mucho tiempo los orientales aprendan de nosotros este arte milenario que se llama Tao y nosotros aprendamos de ellos a hacer de occidentales.

TAO es una palabra profunda, con muchos significados, el más conocido es el de “El Camino”, otras de sus acepciones serían: “El Gran Misterio”, “La Gran Madre” y quizás el menos usado sea el de “El Amor”. El Amor del que hablo no es el amor romántico, aunque este también pertenezca a su reino, el Amor del que hablo es del lugar de donde provenimos todos, es de la energía de la que estamos hechos.

Alguien al que admiro escribió una vez: -“El Amor no nos pertenece, nosotros pertenecemos al Amor y se han escrito en torno a él mitos y leyendas…”; y es que en realidad, “El Amor” se ha hecho seres vivos: se ha hecho minerales, se ha hecho vegetales, se ha hecho animales, se ha hecho humanos… ¡¡¡Si, “El Amor” se ha hecho seres humanos!!!

Al llegar a este plano esto es tan obvio, venimos llenitos de ese Amor perfecto al que un día todos retornaremos, cuando se nos hayan agotado las reservas.

Si el Amor puede cambiar a una planta, a un animal apaleado, estoy convencida de que también cambia y sana de raíz a un ser humano, recordándole de qué está hecho en esencia.

Cuando en el escenario al que llamamos realidad, tratan de convencernos de que no hay tiempo, ni esperanza, ¡el Amor vuelve a ser la respuesta!

El ser humano enferma cuando cree no tener tiempo de recargarse con esa energía que nos circunda, que nos compone, que nos completa. El ser humano se desequilibra cuando no se da Amor a sí mismo, cuando no se cuida y respeta.

Para mí el TAO “ES”, cuando lo práctico me recuerda lo que “SOY” y eso me ha salvado la vida en numerosas ocasiones, soy testimonio de que el TAO funciona y mi función hasta ahora ha sido traducirlo al español, traducir un aparente cuento chino a una sencilla y clara VERDAD fundamental.

“EL TAO DEL AMOR”, es un sistema práctico que nos proporciona herramientas para atraer hacia nosotros mismos una energía que hemos aprendido a volcar fuera y en ocasiones hasta a rechazar. Atraer ese Amor en forma de respiraciones, movimientos y experiencias, que nos faciliten el terreno de acostumbrarnos de nuevo a lo sencillo y primordial.

“EL TAO DEL AMOR” serena una mente en ocasiones “pasada de vueltas”, a veces olvidadiza, pues nos hace olvidar lo más importante. Los problemas de memoria tienen origen en alguien que suele olvidarse de sí mismo, recordar es el antídoto, practicar el “TAO DEL AMOR” es una gran experiencia, ¡“ARMOR-NIZARTE” a ti mismo es tu privilegio!

EL TAO DEL AMOR  educa a una mente mentirosa que nos hace adictos a lo que nos vacía y empobrece, y nos hace posponer lo que nos nutre y alimenta.

El TAO DEL AMOR convierte a nuestra mente en una aliada de lujo, pues ella es la que dirige nuestros pensamientos, emociones y energía, dándole un giro de ciento ochenta grados a nuestras vidas, transformando en positivo un don que usábamos justo al revés.

Perfeccionar nuestra forma de amarnos es por extensión perfeccionar nuestra forma de amar a los que nos rodean. Acostumbrarnos a lo bueno y ofrecer de lo bueno lo mejor que tengamos, es un hermoso regalo y un cambio de paradigma para este mundo.

Respirar amor en nuestros testículos y ovarios, llenar de néctar dorado nuestros huesos, tendones y músculos; hacer de nuestro cuerpo un circuito de amor inmortal que sana cada rincón de nuestras vidas e ilumina conciencias.

Iluminarse a uno mismo no es otra cosa que elegir encender la luz dentro de nosotros, el mundo al que llamamos real tiende, si no haces nada, a apagar la llama con la que viniste. Elige ser un faro de luz, por ti y por todos tus compañeros.

Elige liberarte a ti mismo y tu mundo se librará de un esclavo. Elige ser HUMANO y no un robot programado para su autodestrucción. Elige recordarte a ti mismo, recordar el Amor que eres. Elige un camino de retorno y no 2.500 caminos que te alejen del destino.

Elígete a ti.

Elige al Amor.

María Stella Murias Soto

Directora de la escuela Tao Center

Instructora Certificada por Mantak Chia

Creadora del sistema pedagógico Tao Yin K.Y.

Difusora de “El Tao del Amor”

Comment

  • Alvaro Guemes
    11 noviembre, 2017 at 11:27 am

    Hola María, leído el post y entendido, me surge una duda, importante.

    Hablas del amor, de su poder y comparto, hablas de su función y lo comparto, hablas de su misión y lo comparto. Pero, ¿no olvidas la otra mitad?. Me refiero a que el amor y el No-amor, son las dos caras de una misma moneda, indisolubles, no puedes elegir una rechazando la otra, debes aceptar las dos caras de la misma moneda. Sin las sombras, ¿como serás capaz de apreciar la luz?

    Lo digo porque tradicionalmente los seres humanos, tendemos a nuestro «marco de deseabilidad», todos queremos amor, pero sin olvidar que su contrario esta implícito, si lo olvidamos, olvidaremos el amor.

    Gracias

Post a Comment